La recuperación de Carolina Marín: dos psicólogos, dos perros, sensores auditivos y diez horas de rehabilitación diarias

La campeona olímpica española está de regreso a la pista de bádminton en el último paso de su rehabilitación tras su lesión.

Carolina Marín está de regreso a la pista y está cada vez más cerca de regresar a la competición de bádminton.

La actual campeona Olímpica, del mundo, y de Europa sufrió una devastadora lesión en el ligamento cruzado anterior (LCA) el 29 de enero en la final del Abierto de Indonesia 2019.

Pero solo cuatro meses después de su operación en su rodilla derecha, las largas horas, las nuevas tecnologías y la concentración tienen a la española más cerca de su regreso.

Dedico 10 horas al día a la rehabilitación entre lo físico y lo técnico, con sesiones de fisioterapia por la mañana y por la tarde, además de trabajo en la piscina... - Carolina Marín, a El País, sobre su recuperación.

Y Marín publicó en Instagram que tras 130 días fuera del juego, está golpeando la pluma una vez más.

La bailadora de flamenco, que se convirtió en la reina del bádminton y campeona olímpica a los 23 años está trabajando más duro que nunca y podría estar lista para el Campeonato del Mundo de la BWF en Suiza en agosto de 2019, casi justo un año antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Se está preparando tanto física como técnicamente para regresar mucho más fuerte...

Ahora mismo todo se resume en trabajar, descansar, recuperar y repetir.

"Tengo un psicólogo deportivo y otro para mi vida personal"

Incluso en la categoría individual, el bádminton es un deporte de equipo, y Marín entiende eso y utiliza el plural “nosotros” cuando habla sobre los planes y el progreso.

Fernando Rivas entrena a la superestrella española en los elementos técnicos y tácticos de su juego con la ayuda de Anders Thomsen y Ernesto García, Diego Chapinal es su fisioterapeuta y Guillermo Sanchez es su preparador físico

Puede que sólo veamos a un atleta en la cancha, pero hay todo un equipo detrás de ellos.

Y el de Carolina está 100% enfocado en la recuperación.

Físicamente las cosas pintan bien.

"En un mes deberíamos recuperar la masa muscular que tenía en la pierna, o incluso más. Me siento ansiosa y motivada", dijo en junio en un gran evento promocional.

View this post on Instagram

This feeling... 😊🏸 #tbt #tbt🔙

A post shared by Carolina Marin (@carolinamarin) on

Plenitud mental

Mentalmente, Marín lo tiene todo bajo control también.

Dijo al periódico El Pais el 4 de junio que además de su entrenamiento físico y su equipo de acondicionamiento, tiene la ayuda y el apoyo de dos psicólogos:

"Vivo en Madrid desde hace 12 años, llegué a los 14 años y trabajo con una psicóloga desde los 15", dijo Carolina, que dejó su ciudad natal de Huelva, en el sur de España, cuando era una niña.

Esa psicóloga es Fany Barembaum, una psicóloga y psicoanalista argentina que vive en España desde hace 44 años.

En estos días tengo un psicólogo para mi vida personal y otro a nivel deportivo – Carolina Marín.

"Creo que es necesario contar con esa ayuda mental, especialmente en un deporte tan competitivo como este", continuó.

"La gente cree que un psicólogo es para locos, pero eso no es cierto. Es una persona que puede ayudarte en tu vida diaria".

Sin esfuerzo no hay recompensa para Marín

Esa actitud progresiva hacia la ayuda y la salud mental y el sistema de apoyo que su equipo le ofrece es clave para el gran éxito de Marín.

Su edad también es un factor positivo.

Tendrá 26 años el 15 de junio y se está recuperando más rápido de lo esperado.

Marín también tiene un umbral del dolor muy alto y un gran deseo de alcanzar más éxitos.

El equipo completo ayudó a diseñar la hoja de ruta para la recuperación, pero la campeona olímpica es muy consciente de los retos mentales que implica volver a la pista.

Volver a su rango completo de movimientos requerirá la ayuda de María Martínez, “así que no tengo miedo a ciertos movimientos”, dice.

Y para Marín, el movimiento lo es todo.

Su alcance y la forma en la que cubre la pista son claves para su juego, una alianza perfecta entre poder y equilibrio que hace que sus rivales sientan que no hay puntos débiles que explotar.

La lesión de Carolina Marín

Cuando me enteré que tenía mi ligamento roto, me puse a llorar”, dijo Marín a El Pais en abril.

Cualquier regreso de una lesión es un desafío tanto mental como físico.

“Cuando el médico me enseñó la resonancia y escuché la palabra roto, me rompí entera”, añadió.

“Salí de la clínica llorando, pero en el coche de camino a casa dije: vale, esto es lo que hay, mañana te operan”.

“Ahí cambié el chip: si tu cuerpo está bien, la rodilla va a ir a mejor; si te quedas en casa llorando y deprimida, mandas mensajes negativos a la rodilla”

Cuatro meses después de la operación, ese pensamiento positivo está rindiendo sus frutos.

Creer en sí misma y la confianza en su equipo hace que la rehabilitación vaya por buen camino.

"Estoy muy contenta por cómo va la recuperación. Mi rodilla está respondiendo muy bien y todo está dentro de los plazos que fijamos". - Carolina Marín

Sin miedo

El miedo no fue un factor antes de la lesión.

Y mientras que nunca es un buen momento para una rotura de ligamento, éste no podría haber venido en un momento peor, cuando Carolina estaba de nuevo a la cima de su juego.

En agosto de 2018, la española venció a la medallista de plata en Río, PV Sindhu, para convertirse en la primera mujer en ganar tres títulos mundiales individuales.

Antes, en abril ganó un cuatro título europeo sin precedentes en su casa, Huelva.

Las victorias en el Abierto de Japón y el Abierto de China llegaron después.

El Abierto de Indonesia de enero también estaba en los planes.

Marín estaba venciendo a la medallista de bronce en Londres 2010 Saina Nehwal por 9-2 en el primer set cuando se lastimó su rodilla tras un tiro increíble.

Intentó seguir batallando, incluso ganando el siguiente punto, pero su rodilla estaba maltrecha y ella lo sabía.

Incluso su rival Nehwal, que ganó el título en Yakarta debido a que Marín se retiró del juego, sintió una gran simpatía: "No es la forma en la que quería que saliera la final", publicó en los medios sociales

La jugadora de la India llamó a la española “la mejor jugadora de bádminton” y le deseó una pronta recuperación.

La nueva frontera de la psicología deportiva: el bienestar

Ahora que la española está trabajando en las pistas nuevamente, la psicóloga deportiva María Martínez está intentando asegurarse de que no se exceda.

“Estoy empadronada aquí ya casi, debe estar mi carpa ahí fuera”, dijo Martínez a El Pais en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, el lugar donde hace la rehabilitación Marín.

“Tiene una fortaleza extra, mucha tolerancia al dolor y a las sensaciones de molestias y a superar el cansancio”, dijo Martínez, llena de halagos para la estrella del bádminton español.

“También un nivel de compromiso y de reto a la altura de cómo es ella en las competiciones”.

“Su carácter y su forma de ser nos hizo pensar que se tomaría la recuperación igual que se toma los entrenamientos; y así está siendo”

“Hay dos partes en mi trabajo y una de ellas, la del entrenamiento psicológico como tal, continúa. Seguimos preparándonos en las mismas cosas para el día que haya que volver a entrenar [sin muletas y con las dos piernas] y a competir”

“Después está la parte nueva”

“El bienestar emocional: hay que estar atentos a las señales emocionales para prevenir cualquier malestar. Una lesión es un proceso muy estresante para cualquier deportista porque a veces incluye dolor y horarios intempestivos”

“Hay que intentar que los estados emocionales se mantengan regulares para poder afrontar todo el proceso”.

Este enfoque adopta una visión holística de la recuperación, centrándose no sólo en lo físico, sino en todo lo que ocurre en torno a la recuperación, teniendo en cuenta cómo los sentimientos influyen en la recuperación, tanto positiva como negativamente.

Sensor en la oreja

Para no sobrepasarse en el trabajo de recuperación, Carolina tiene un sensor en la oreja durante los entrenamientos que va mandando señales a un ordenador.

“Es algo que trabajamos junto al preparador físico, que se relaciona con los valores de estrés”, explica Martínez.

“Nos dice si estamos en un estrés bueno o en un estrés malo que puede poner en riesgo al cuerpo, si le estamos exigiendo demasiado como para sacar rendimiento o no”.

¿Cómo funciona?

“Tomamos la variabilidad de la frecuencia cardiaca y medimos si el cuerpo está funcionando de forma coherente, si el sistema nervioso, el simpático y el parasimpático se están regulando bien”

“El sensor está conectado con un software que trata los datos de tal manera que nos permite tener un feedback en la pantalla”

Deporte, ciencia, bienestar mental: la nueva frontera en la recuperación de élite de las lesiones graves.

Los perros de Carolina Marín: también ayudan en la recuperación

Ahora necesita volver a donde estaba, a cómo se sentía físicamente cuando iba ganando 9-2 frente a Nehwal en una gran final.

Todo el trabajo físico y mental busca llevarla hasta allí.

Pero el trabajo duro durante 10 horas al día hace del descanso una parte esencial de la recuperación.

Y Carolina no ama nada más que la oportunidad de relajarse con sus dos perros Thori y Suka, que la reciben en casa cada vez que viaja.

Sus amigos caninos reciben a la campeona Carolina Marín en su regreso a casa

Sus amigos caninos reciben a la campeona Carolina Marín en su regreso a casa

Celebridad

Además de Thori y Kira, también hay otras distracciones en su vida.

Carolina se convirtió en parte del equipo de 'SMARTgirl' de Samsung, uniéndose a la actriz Blanca Suarez, a la cantante Nathy Peluso y a la periodista Sandra Barneda.

También, en ocasiones pasa tiempo con el dos veces medallista de oro olímpico, Rafa Nadal.

Una gran compañía para la mujer que piso al bádminton sobre el mapa deportivo de su país.

"Somos mujeres con diferentes estilos de vida pero con una cosa en común: estamos orgullosas de nuestros logros y disfrutamos de la vida sin olvidar de dónde venimos", publicó Marín en sus redes sociales.

Pero no te equivoques, a pesar del estrellato deportivo y el éxito comercial, Marín está totalmente centrada en lo que tiene por delante.

Regreso

La pregunta que todos se hacen es: ¿cuándo volverá la campeona olímpica?

Normalmente, Carolina solo quiere jugar en el Campeonato del Mundo de Basilea, Suiza, en agosto solo si cree que puede ganar.

“No sé si llegaremos a los mundiales”, dijo Marín a LaLiga Sports TV el pasado mes de marzo, hablando una vez en plural. “Si vamos, ya he dicho que será para ganar el trofeo, no solo para competir”.

No quiere participar, quiere dominar.

Ahora, en junio de 2019, el mensaje es el mismo.

"Todavía faltan tres meses. No hemos hablado de ello. Cuando se acerque la fecha, lo decidiremos".

Por ahora es el día a día, centrándose en las pequeñas cosas, los objetivos inmediatos, las pequeñas victorias, haciendo todos los días 10 horas que poco a poco construyen grandes triunfos.

Trabaja, descansa, recupera y repite.

Todo el mundo en el bádminton y más allá sólo quieren ver a la campeona de Huelva de regreso a donde pertenece:

En la pista junto a las mejores del mundo.

¿Disfrutaste de esta historia? ¡Dale me gusta o compártela con tus amigos!