Surf

Brisa Hennessy, una surfista en el paraíso

La atleta costarricense, ya clasificada para los Juegos Olímpicos, habla con Tokio 2020 sobre su vida en la isla de Fiyi donde vive rodeada de algunas de las mejores olas del mundo

Si pudiera elegir un lugar ideal para pasar el confinamiento, ¿dónde sería?

Sin duda, una isla paradisíaca en medio del Pacifico parece una buena opción, y más si eres una surfista profesional ya clasificada para los Juegos Olímpicos.

Lo que para muchos puede parecer un sueño imposible, se convirtió en realidad para la joven costarricense Brisa Hennessy.

Sus padres regentan un hotel en una pequeña isla de Fiyi y cuando la pandemia del coronavirus obligó a muchos países a cerrar fronteras, ella decidió instalarse en la isla en la que vive su familia.

En Namotu, Hennessy ha pasado la cuarentena en uno de los mejores lugares del mundo para practicar surf, con el océano solo para ella y sus padres.

"Durante los últimos tres meses, he estado en esta pequeña isla. Me lleva cinco minutos darle la vuelta. Es muy pequeña. Pero tiene las mejores olas del mundo. Tuve mucha suerte de poder pasar el aislamiento aquí. Puedo hacer surf todos los días, que es mi trabajo y mi pasión", explica a Tokio 2020.

Una vida nómada

Hace dos años que la familia Hennessy se instaló en Fiyi. Los padres de Hennessy son de los Estados Unidos y se conocieron en Hawái. El padre es pescador y la madre es cocinera. A lo largo de su vida han vivido en muchos lugares, pero siempre cerca del mar. Los dos son buenos surfistas.

“Mi familia y yo nos llamamos nómadas sin hogar. Prácticamente no tenemos un domicilio. Vivimos con una maleta. Ahora tengo mi maleta aquí, pero siempre estoy lista para mudarme. Pero si estoy con mi familia, siento que estoy en casa”, señala.

Cuando sus padres se conocieron se trasladaron a Costa Rica, donde la deportista nació y aprendió a montar las olas. Hennessy tiene muy buenos recuerdos de su infancia en el país centroamericano y del lugar donde pasó su infancia, Matapalo, un cabo localizado en el extremo sudeste de la península de Osa.

“Vivíamos completamente totalmente desconectados, completamente en la jungla. Había monos en nuestro patio trasero y todo tipo de animales que te puedas imaginar. Vivíamos justo en la playa y realmente me formó como persona. Nací en el océano. Mis padres dirigían una escuela de surf y el surf simplemente corre por mi sangre".

Convertirse en surfista profesional

Cuando tenía nueve años, su familia se mudó a Hawái y allí es donde Hennessy empezó a competir.

“Mi tío era surfista profesional. Y así es como me metí en esto. Entonces me di cuenta de que tengo la competitividad en mi sangre. Creo que tal vez es algo que tengo de vivir en modo de supervivencia en la jungla. Pero me encanta competir y es una de mis alegrías".

Desde sus inicios en la competición, Hennessy, que ahora tiene 20 años, demostró unas cualidades excepcionales.

Hennessy ascendió rápidamente en los rankings mundiales y, a finales de 2018, se clasificó para el Tour de los Campeones (CT) de la World Surf League (WSL), la competición de élite femenina que cuenta con las mejores 17 surfistas profesionales.

Es la primera costarricense en unirse al circuito.

De repente, la surfista estaba viajando por todo el mundo y compitiendo con sus ídolos. Hubo momentos duros, pero también momentos muy satisfactorios.

"Al ser una novata, te lanzan a nuevas cosas, nuevas oportunidades, situaciones y lugares", explica.

"Es mucho. Definitivamente hubo un tiempo en el que me sentí un poco abrumada. No tenía mucha confianza en mí misma. Pero me di cuenta de lo importante que es ser fiel a ti mismo, no preocuparte por nadie más y concentrarte en lo que que quieres hacer y cómo puedes mejorar. En definitiva, ser la mejor versión de ti misma".

A pesar de sus sensaciones iniciales, la costarricense hizo un muy buen trabajo. Un tercer puesto al principio de la temporada en el Corona Bali Protected fue una indicación real de que podría jugar un papel importante en el surf femenino en la próxima década.

Brisa Hennessy

Clasificada para Tokio 2020

Después de Bali, otro gran momento fue cuando aseguró su plaza para Tokio 2020. Aunque la lista de mujeres que estarán presentes en la primera competición de surf de la historia Olímpica aún es provisional, Hennessy es una de las presencias aseguradas.

"Cuando me dijeron que estaba clasificada, fue un momento que nunca olvidaré. Estaba con mi familia. Simplemente me sentí muy emocionada y orgullosa".

Aunque en un primer momento el aplazamiento de los Juegos Olímpicos al próximo año la pilló por sorpresa, Hennessy cree que puede ser positivo para ella.

"Obviamente, es triste que no vaya a ser este año, pero en realidad me ha dado una mayor oportunidad de trabajar en mi surf, trabajar en mi juego mental y llegar completamente preparada".

Hennessy no puede esperar a viajar a Tokio y codearse con los atletas de todo el mundo.

“Estoy ansiosa por la Ceremonia de Apertura. Ver a los mejores atletas del mundo, sinceramente, se me pone la piel de gallina solo de pensarlo. Definitivamente será un gran momento para alguien aficionada a los deportes como yo", añade.

Entre las colegas que la acompañaran en el debut del surf en las Olimpiadas, están algunas de las surfistas más importantes del momento, compañeras que la han acogido con los brazos abiertos en el circuito internacional.

“Aunque el surf es un deporte muy individual y competitivo, todas las chicas son muy, muy acogedoras. Algunas de ellas me han puesto bajo su protección. Mis hermanas mayores serían Tyler Wright, Sally Fitzgibbons, Carissa Moore y Johanne Defay. Todas las chicas son realmente encantadoras", agrega.

¿Y los chicos? Hennessy comparte equipo con leyendas del surf como el brasileño Gabriel Medina, de lejos el surfista más popular en el CT.

“Lo veo en muchos eventos con el equipo de Rip Curl y siempre es muy amable conmigo. Cuando estoy en el agua, trato de seguir sus consejos. Gabriel siempre atrapa las mejores olas, así que trato de sentarme a su lado".

Una costarricense orgullosa

Desde que Hennessy se empezó a codear con los mejores surfistas del mundo, una de las cosas de las que está más orgullosa es pasear la bandera de Costa Rica por todo el mundo.

“Nunca dudé de representar a Costa Rica. Yo nací allí. Me crié allí. Tengo a Costa Rica en mi corazón. Está en mi sangre. Me siento muy conectada con el país. Me hizo quien soy. Además, el gallo pinto ¡es mi comida favorita!, dice.

Hablando de comida, esta es otra de las pasiones de Hennessy, algo a lo que ha podido dedicar tiempo durante sus meses de encierro en Fiyi. Durante el confinamiento en la isla, la deportista ha estado haciendo un curso de nutrición y cocinando sin parar.

“No soy solo una surfista. Yo amo cocinar. Me encanta comer. Siento que la comida es una gran manera de conectar con otros y unir a las personas".

Por todas estas razones, Hennessy ha estrenado un canal de YouTube donde comparte algunas de sus recetas y trucos.

La surfista también planea usar su canal para otra de sus pasiones: proteger el medio ambiente.

“Proteger el océano, ser amable con la Madre Naturaleza y asumir el papel de ambientalista es muy importante para mí. Definitivamente es uno de mis mayores objetivos: utilizar mi plataforma para hacer eso. Solo tenemos una Tierra y un océano, y necesitamos hacer todo lo posible para protegerlo".

A pesar de su juventud, el futuro de esta surfista de espíritu libre parece lleno de oportunidades. Dado su talento y edad, todos están de acuerdo en que está destinada a ser un gran nombre en el surf.

Pero, de momento, lo que más tiempo le ocupa es seguir preparándose y convertirse en una mejor surfista para hacer un buen papel, y quién sabe, ganar una medalla en los próximos Juegos Olímpicos.