Natación

La joven de 16 años que triunfó en los 100 metros espalda

En octubre de 1964, Tokio fue por primera vez sede de unos Juegos Olímpicos. Para celebrar el aniversario, Tokio 2020 le acercará algunos de los momentos más increíbles e históricos que tuvieron lugar hace 56 años. En una nueva parte de la serie, repasamos la historia de Cathy Ferguson, la estadounidense que ganó el oro en una prueba ultracompetitiva

Los antecedentes

Cathy Ferguson fue un prodigio, el tipo de atleta que no pierde el tiempo para alcanzar la gloria Olímpica.

Nacida en 1948, Ferguson tenía solo 16 años cuando viajó a los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

A pesar de su edad, se la consideraba una legítima candidata a la medalla de oro, aunque para ganarla tendría que vencer a otra joven de 16 años, la francesa Christine ‘Kiki’ Caron, que había batido el récord mundial de 100 m espalda a principios de ese año.

Aunque Ferguson era la poseedor del récord mundial de 200 m espalda, no era una de las favoritas para el oro en la prueba de los 100 m.

Incluso antes de que tuviera lugar la final, se establecieron récords mundiales en tres de las cuatro eliminatorias. El primero lo hizo la compañera de habitación de Ferguson, la estadounidense Ginny Duenkel con 1:08.9. La propia Ferguson superó esa marca con 1:08.8 antes de que Caron estableciera un tiempo de 1:08.5 en su eliminatoria.

La final estaba destinada a ser explosiva, especialmente porque otras tres nadadoras también tenían récords mundiales.

El momento

El 14 de octubre era difícil pensar en otra cosa que no fuera un nuevo récord mundial. Los ocho carriles de la piscina estaban llenos con las mejores nadadoras de espalda del mundo.

La primera mitad de la carrera fue un asunto reñido, pero después del giro, tres mujeres lideraban la carrera. Ferguson estaba solo un par de centímetros por delante de Caron, quien era seguida de cerca por Duenkel.

Estaban en una batalla por el oro.

Al final, Ferguson tocó la pared primero seguida por Caron y Duenkel.

Como era de esperar, se estableció un nuevo récord mundial de 1:07.7, siendo la primera vez en la historia que una nadadora lograba un tiempo inferior a 1:08 en los 100 m espalda.

Cathy Ferguson

¿Qué pasó después?

Después de la final, Ferguson atribuyó su victoria a una habilidad en particular en la que había estado trabajando.

"Fui la única de las ocho que nunca buscó la pared. Realmente sabía cómo girar y ese giro en la carrera, porque solo tienes uno de ellos, tiene que hacerse muy rápido", recordó.

Junto con su medalla de oro en los 100 m espalda, Ferguson se adjudicó el oro en el relevo combinado de 4x100 m.

Antes de México 1968, Ferguson se retiró a los 19 años después de casarse. Había ganado dos medallas de oro Olímpicas y 15 títulos nacionales.

La deportista continuó trabajando como entrenadora en equipos como Los Caballeros en Fountain Valley, California.

“Cuando miro hacia atrás, puedo decir con seguridad que lo más importante en los Juegos Olímpicos no es ganar, sino participar”, aseguró.