Mirada al pasado: Louganis golpeó el trampolín y el oro

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: Greg Louganis y un salto mítico

Primeras Olimpiadas a los 16

La historia de Greg Louganis es extraordinaria.

Nacido en California de padre samoano y madre sueca, fue adoptado con solo ocho meses de edad. Siguiendo los pasos de su hermana, comenzó a hacer gimnasia muy temprano antes de descubrir el salto de trampolín a la edad de nueve años.

Considerado rápidamente como un futuro campeón, fue seleccionado para participar en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, donde a los 16 años ganó una medalla de plata en la plataforma de 10 metros, terminando detrás de la leyenda de los saltos Klaus Dibiasi de Italia.

Puntuación perfecta

Louganis dominaba su deporte tanto en la plataforma como en el trampolín, pero no pudo participar en los Juegos Olímpicos de 1980 en Moscú ya que Estados Unidos los boicoteó. Sin embargo, solo dos años después, ganó su segundo título de campeón mundial cuando se convirtió en el primer saltador en recibir una puntuación perfecta de los siete jueces en la competición.

112 km/hora

Cuatro años después, en Seúl, Louganis seguía siendo el favorito para el oro tanto en trampolín como en la plataforma a pesar de haberse enterado de que era VIH positivo unos meses antes. Sin embargo, durante la ronda de clasificación, se golpeó la cabeza en el trampolín a casi 112 km/h, en lo que se ha convertido en una de las imágenes más emblemáticas de la historia de los Juegos.

Sin embargo, eso no detuvo a Louganis y solo 30 minutos después realizó un salto perfecto para asegurar su lugar en la final. Unos días después ganaría el oro tanto en los 10 m como en el trampolín.

Louganis terminó su carrera con cuatro medallas de oro Olímpicas y una de plata, y cinco títulos de campeón mundial. Más tarde se convirtió en actor durante algunos años y escribió algunos libros. Sin embargo, desde el 2010, ha sido entrenador de saltos, habiendo ayudado al equipo de Estados Unidos tanto en Londres 2012 como en Río 2016.

¿Disfrutaste de esta historia? ¡Compártela con tus amigos!